26 dic. 2010

LA VECINA por Cat Bristol


La vecina
Todos los días y  las noches se  aparece como un chamón, oscuro, malencarado, en su terraza que da a mi patio, siempre que salgo a fumar está allí, me doy cuenta de que me observa con cara de envidia cuando llego tarde con Martín después de la borrachera y la risa, ella parece no tener motivos para reír;  hace un tiempo llegó su mamá a  vivir allí;  ese día  yo venía de la tienda y vi como la vieja  trataba de subir la estrecha escalera  con ira y regañando, mientras  la mujer que la dejó  entregaba a la vecina paquetes, maletas y le daba recomendaciones que ella  recibía con  mirada de boba o de loca, por fin la vieja subió y  la mujer  se fue  en su carro nuevo mientras la vecina miraba desde la ventana;  desde ese día su vida cambió por completo,  antes  la veía; cuando regresaba de dejar a caperucita en el colegio; salir  a trabajar muy contenta y bien vestida, tenía un novio al que le sacaba barros  en la terraza, y él le cantaba  acompañado de una guitarra; nunca oí lo que decían sus canciones pero parecía que la hacían feliz porque se reía. Cuando llegó la vieja, el novio no fue más a la casa, se cansó de la joda de la vieja.  La vecina dejó el trabajo, se dedicó por entero a cuidarla, a las diez de la mañana la subía a la terraza para tomar el sol, a mi me encantaba el espectáculo de la viejita desnuda, sentada en su silla, satisfecha. Luego la vecina sacaba la ropa de cama y  la colgaba de la verja mirándome,  yo me sentaba a fumar y  a mirarla también.
La viejita se fue agriando y cada vez gritaba mas; gritaba siempre; la pobre vecina corría a la terraza a llorar tapándose los oídos con las manos; cada día se hacía más rancia, más flaca, más fea; se le marcaron hondas arrugas en la cara, la nariz le creció hasta volverse igual a los negros chamones que se paran en el árbol de mi casa.
Sé que mi vecina sentía deseos violentos de matar a la vieja,  me lo hacía saber con las  miradas de odio que me echaba. Cierta vez que la vecina y yo nos veíamos sin decir nada, descubrí a la vieja observándonos  como insinuando; ¡no me van a ganar,  Ya verán!
EL domingo que volvía de la tienda noté un gran alboroto en la casa de la vecina, había ambulancias y una marrana, un estúpido tombo decía ¡circulen!, ¡circulen!, mientras pasaban  dos paramédicos con un bulto negro; me alegre, por fin se había muerto la vieja, ella  conseguiría de nuevo un novio al que poder sacarle barros en la terraza los días de aburrimiento;  luego oí  los gritos de la vieja, ¡LO JURO, NO SE QUE PASÓ; ELLA ESTABA BAJANDO LAS GRADAS DE LA TERRAZA Y SE CAYÓ DE NARICES!
Cat Bristol
Dic. 2010

13 dic. 2010

FELICES FIESTAS

SINCERAMENTE en ASCO COLECTIVO esperamos ke la felicidad decembrina y neoanual los inunde y los llene.
komodin, luto, gato de bristol y morbo ( no es una firma)

10 oct. 2010

super exitante noche de brujas para todos

desde el fondo de nuestra devaluada alma, deseamos a todos nuestros amigos, por alguna razón una magnifica, endemoniada, carnavalexca, satanico sexual noche de espantos y aparecidos, ke el crimen los lleve y encuentre por lugares desconocidos y el sucubo ke los atormenta a diario se manifieste fisica y cachondamente, por eso hay ke andar disfrazado